El espíritu santo
no es una persona



Este tercer capítulo tiene como fin primordial escudriñar lo que es el espíritu de Dios y demostrar que el espíritu santo no es la tercera persona de una santísima trinidad.

Comencemos preguntándonos:
ΏEn algϊn pasaje de la Biblia se presenta al espνritu santo como una persona independiente?
o más bien Ώel espνritu santo se presenta como
algo perteneciente?.
Veamos el siguiente versículo, en el cual se presenta al espíritu santo como
algo perteneciente y no como un ser independiente.
Efesios 4...
30: (BAD) “No agraviéis al espíritu santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.” (Biblia al dνa)

30: (BLS) “No hagan que se ponga triste el espíritu santo de Dios, que es como un sello de identidad que Dios puso en ustedes, para reconocerlos cuando llegue el día en que para siempre serán liberados del pecado.” (Biblia Lenguaje Sencillo)

30: (CST-IBS) “Y que vuestra manera de vivir no cause tristeza al espíritu santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de vuestra redención.” (CST-IBS)

30: (DHH) “No hagan que se entristezca el espíritu santo de Dios, con el que ustedes han sido sellados para distinguirlos como propiedad de Dios el día en que él les dé la liberación definitiva.” (Dios Habla Hoy-1996)

30: (JER) “No entristezcáis al espíritu santo de Dios, con el que fuisteis sellados para el día de la redención.” (Jerusalιn-1976)

30: (LBLA) “Y no entristezcáis al espíritu santo de Dios, por el cual fuisteis sellados para el día de la redención.” (La Biblia de las Amιricas)

30: (NVI) “No agravien al espíritu santo de Dios, con el cual fueron sellados para el día de la redención.” (Nueva Versiσn Internacional-1984)

30: (RV60) “Y no contristéis al espíritu santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.” (Reina Valera-1960)
30
: (RV95) “Y no entristezcáis al espíritu santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.” (Reina Valera-1995)

30: (RVA) “Y no entristezcáis al espíritu santo de Dios en quien fuisteis sellados para el día de la redención.” (Reina Valera-1989)
30
: (SRV) “Y no contristéis al espíritu santo de Dios, con el cual estáis sellados para el día de la redención.” (Spanish Reina Valera-1909)
30
: (SSE) “Y no contristéis al espíritu santo de Dios, con el cual estáis sellados para el día de la redención.” (Spanish Sagradas Escrituras)


Hipótesis
 

El espíritu santo
no es una persona de ningún dios trino.

Todo aquel que crea y afirme que el espíritu santo es la tercera persona de la santísima trinidad, no puede ser un hijo de Dios Yahwéh, ya que ningún verdadero cristiano bíblico cree en un dios que sea trino. A los únicos que les interesa creer en un dios trino son a los hijos del Diablo y también al mismo Diablo.
Tanto Yahwéh como su Hijo Yahshua tienen cada uno y por separado un cuerpo espiritual (celestial), respectivamente, pero como el espíritu que mora en ellos es santo, tenemos entonces que:
El
espíritu santo no es Dios Padre ni Dios hijo, ni tampoco la tercera persona de un dios trino. Porque tanto Yahwéh como Yahshua poseen un espíritu que es santo, lo cual es muy distinto a decir que el espíritu santo sea una tercera persona de un dios trino.

Argumentación

El siguiente estudio
no contiene conceptos personales ni ajenos, ya que solamente está inspirado y fundamentado en las Sagradas Escrituras y no de ninguna otra fuente que no sea la sola Biblia.

Comencemos con algunos pasajes
 del libro de los Hechos de los apóstoles...
Hechos 6...
3 “Buscad pues, hermanos, siete varones de vosotros de buen testimonio, llenos de espíritu santo y de sabiduría, los cuales pongamos en esta obra.”
Este versículo hace la diferencia entre espíritu santo y sabiduría, por lo tanto el espíritu santo no es la sabiduría.
Hechos 8...
19 “Diciendo: Dadme también a mí esta potestad, que a cualquiera que pusiere las manos encima, reciba el espíritu santo.”
Esta potestad consistía en el poder, la potencia o la virtud que los apóstoles poseían para dar el espíritu santo de Cristo a todo aquel que tenía el corazón recto delante de Dios (Hechos 8:21). Por lo consiguiente tal potestad no es el espíritu santo, sino el poder que tiene Dios para hacer que el espíritu santo habite dentro del ser humano que tiene fe en Dios y es obediente para con él.
29 “
El espíritu dijo a Felipe: "Acércate y júntate a ese carro."”
ΏPero habrα escuchado Felipe una voz literal? Pues claro que no, porque esta es solo una manera figurada que tiene Dios Padre para predicarnos cómo se vale él para que se cumpla su voluntad en hombres de fe, como Felipe, que quieren vivir en la obediencia y en la comunión con Yahwéh y Yahshua. Entonces Ώcσmo es que “hablσ” el espνritu santo a Felipe? Pues, del mismo modo que lo hizo por medio del profeta Isaías a nuestros padres: “Y como no estuviesen de acuerdo entre sí, al retirarse, les dijo Pablo esta palabra: Bien habló el espíritu santo por medio del profeta Isaías a nuestros padres” (Hechos 28:25).
Hechos 10...
38 “Cuanto a Yahshua de Nazaret; cómo le ungió Dios de espíritu santo y de potencia; el cual anduvo haciendo bienes, y sanando a todos los oprimidos del Diablo; porque Dios era con él.”
En este versículo también se observa que no es lo mismo el espíritu santo que la potencia, puesto que la letra y marca la diferencia entre el espíritu santo y la potencia. Por lo tanto el espíritu santo tampoco es la potencia de Dios.
Hechos 11...
24 “Porque era varón bueno, y lleno de espíritu santo y de fe: y mucha compañía fue agregada al Señor.”
Aquí también se nos enseña que el espíritu santo no es la fe, puesto que la letra y indica una desigualdad entre el espíritu santo y la fe.
Entonces surge la pregunta: ¿qué es el espíritu santo? y la respuesta se obtiene al leer los siguientes pasajes bíblicos:
Romanos 5...
5 “Y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios está derramado en nuestros corazones por el espíritu santo que nos es dado.” 
Romanos 14
...
17 “Que el reino de Dios no es comida ni bebida, sino
justicia y paz y gozo por el espíritu santo.”
Por el
espíritu santo el amor de Dios está derramado en nuestros corazones (Romanos 5:5). También se derrama la justicia, la paz y el gozo por el espíritu santo.

Juan 15...
26 “Empero cuando viniere el consolador, el cual yo os enviaré del Padre, el espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio de mí.”
Aquí está el versículo clave para comenzar a entender lo que es el espíritu santo: es el espíritu de verdad, el consolador, que procede del Padre (es algo que emana o proviene del Padre).
Romanos 15...
13 “
Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz creyendo, para que abundéis en esperanza por la virtud del espíritu santo.”
Hechos 13
...
52 “Y los discípulos estaban llenos de gozo, y del espíritu santo.”
Lucas 1...
67 “Y Zacarías su padre fue lleno de espíritu santo, y profetizó, diciendo:”
Lucas 2
...
25 “Y he aquí, había un hombre en Jerusalén, llamado Simeón, y este hombre, justo y pío, esperaba la consolación de Israel: y el espíritu santo era sobre él.”
Hechos 9...
31 “
Las iglesias entonces tenían paz por toda Judea y Galilea y Samaria, y eran edificadas, andando en el temor del Señor; y con consuelo del espíritu santo eran multiplicadas.”
Lucas 4
...
1 “Y Yahshua, lleno del espíritu santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el espíritu al desierto.”
8 “
Y respondiendo Yahshua, le dijo: Vete de mí, Satanás, porque escrito está: A tu Señor Dios adorarás, y a él solo servirás.”
Lucas 12
...
12 “Porque el espíritu santo os enseñará en la misma hora lo que será necesario decir.”
Juan 14...
26 “
Más el consolador, el espíritu santo, al cual el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todas las cosas que os he dicho.”
Hechos 1
...

8 “Más recibiréis la virtud del espíritu santo que vendrá sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, y Samaria, y hasta lo último de la tierra.”
Hechos 2...
4 “
Y fueron todos llenos del espíritu santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, como el espíritu les daba que hablasen.”
Hechos 4
...
31 “Y como hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del espíritu santo, y hablaron la palabra de Dios con confianza.”

Ahora bien, en muchas ocasiones, la palabra de Dios personifica, o presenta como personas, a cosas que no lo son, y no por ello quiere decir que dichas representaciones lleven un significado literal. Veamos algunos ejemplos:
Génesis 4...
10 “Y él le dijo: ¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra.”
Proverbios 1...
20 “La sabiduría clama de fuera, da su voz en las plazas:” 
Proverbios 7...
4 “Di a la sabiduría: Tú eres mi hermana; Y a la inteligencia llama parienta:”
Proverbios 8
...
1 “ΏNo clama la sabiduría, y da su voz la inteligencia?”
Proverbios 9
...
6 “Dejad las simplezas, y vivid; Y andad por el camino de la inteligencia.”
Lucas 7...
35 “Mas la sabiduría es justificada de todos sus hijos.”
Romanos 5...
14 “No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aún en los que no pecaron a la manera de la rebelión de Adán; el cual es figura del que había de venir.”
17 “Porque, si por un delito reinó la muerte por uno, mucho más reinarán en vida por un Yahshua los que reciben la abundancia de gracia, y del don de la justicia.”
21 “
Para que, de la manera que el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna por Yahshua Señor nuestro.”
Romanos 6...
12 “No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, para que le obedezcáis en sus concupiscencias;”
Revelaciones 20
...
14 “Y el infierno y la muerte fueron lanzados en el lago de fuego. Esta es la muerte segunda.”
Isaías 14...

8 “Aún los cipreses se regocijaron a causa de ti, y los cedros del Líbano, diciendo: desde que tú pereciste, no ha subido cortador contra nosotros.”.


En los recientes pasajes se lee, por ejemplo, que la sangre de Abel HABLA (Génesis 4:10), sin embargo, no por ello vamos a decir que la Sangre es una persona. Lo mismo sucede con la sabiduría (Proverbios 1:20), la inteligencia (Proverbios 7:4), la gracia (Romanos 5:21), la muerte (Romanos 5:14), el infierno (Revelaciones 20:14), el pecado (Romanos 6:12), los árboles (
Isaías 14:8): todos son personificados, pero no por ello significan, literalmente, que sean personas.

 
Mateo 3...
11 “Yo los bautizo a ustedes con agua para que se arrepientan. Pero el que viene después de mí es más poderoso que yo, y ni siquiera merezco llevarle las sandalias. Él los bautizará con el espíritu santo y con fuego.”
Lucas 1...
41 “Y aconteció, que como oyó Elisabet la salutación de María, la criatura saltó en su vientre; y Elisabet fue
llena del espíritu santo,”
Hechos 10
...
38 “Cuanto a Yahshua de Nazaret; cómo
le ungió Dios de espíritu santo y de potencia; el cual anduvo haciendo bienes, y sanando a todos los oprimidos del Diablo; porque Dios era con él”
Por lo consiguiente, es totalmente imposible que el espíritu santo sea una persona, porque: al ser “bautizados con ιl” (Mateo 3:11); al ser “llenados de ιl” (Lucas 1:41); y al ser “ungidos con ιl” (Hechos 10:38), son manifestaciones que de ninguna manera resultan apropiadas para referirnos a una persona, muy por el contrario dichas expresiones niegan que lo sea.
Hechos 10...
38 “Cuanto a Yahshua de Nazaret; cómo
le ungió Dios de espíritu santo y de potencia; el cual anduvo haciendo bienes, y sanando a todos los oprimidos del Diablo; porque Dios era con él.”
 Ratifico, expresiones como esta: “
le ungió Dios de espíritu santo” es imposible que se refiera a alguien sino a algo.
Dios Padre Todopoderoso derrama y/o unge de su espíritu que es santo a todos aquellos que tienen fe en él y debido a esta fe viva es que los cristianos obran de acuerdo a la voluntad de Dios. Eso que derrama y/o unge imperiosamente tiene que ser algo, ¡no puede ser alguien!.


Escudriñemos, a continuación, quiénes son los que estaban en
el principio:
 
Génesis 1...
1 “En el principio crió Dios los cielos y la tierra.”
Hebreos 1...
2 “en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;”

10 “Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, y los cielos son obra de tus manos.”

1 Juan 1...
1 “Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos mirado, y palparon nuestras
manos tocante al
Verbo de vida
;”
En
el principio
, las escrituras no reflejan a una tercera persona que forme parte de una misteriosa “trinidad”.

Continuemos el estudio con otros textos bíblicos:
Juan 1
...
3 “Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.”

10 “En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció.”

1 Corintios 8...
 6 “para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor,  Yahshua, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él.
”
En este versículo de la carta de Pablo a los corintios se lee que sólo hay un Dios, el Padre, y un solo Señor, Yahshua. Y ¿por qué Pablo no mencionó al espíritu santo en tan importante declaración de fe?... Si el espíritu santo fuese de verdad “la tercera persona de un Dios trino” entonces dicho apóstol lo hubiese nombrado.
 Definitivamente, si el apóstol Pablo no lo nombró es porque la fe de Pablo no era trinitaria.
Colosenses 1...
16 “Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.
”
Hebreos 11
...
3 “Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.
”
De estos anteriores versículos obtenemos lo que sigue:
Por la palabra de Dios ha sido constituido el universo (Hebreos 11:3), y todo fue creado por medio de Yahshua y para Yahshua (Colosenses 1:16), por medio del cual son todas las cosas, (1 Corintios 8:6), y el mundo por él fue hecho (Juan 1:10), y todas las cosas por él fueron hechas (Juan 1:3).
En conclusión, fue Dios Padre Yahwéh quien creó todas las cosas, pero toda la creación fue hecha (fue llevada a cabo) por medio de su Hijo Yahshua y para su Hijo Yahshua. En otras palabras, fue Dios Padre Yahwéh el que preparó todo la creación, ιl fue quien la diseρσ, y fue su Hijo Yahshua quien la ejecutó.

Al margen, veamos lo que dice también
 
1 Juan 1...
14 “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.”
Cabe aclarar, con este  pasaje, que el
Verbo antes de haberse hecho carne, ¡ya existía! pero con un cuerpo celestial y no con un cuerpo mortal como cuando fue engendrado en el vientre de María.
Ya demostramos, en el primer capítulo de este libro, a quién representa el
Αrbol de Vida. Ahora también ya conocemos quién es el Verbo de Vida, es el Señor, el Hijo de Dios, Yahshua. Por lo tanto, quien estaba en el Edén junto a Adán, Eva y la bestia Satanás, fue indudablemente el Señor Yahshua, pero no con un cuerpo terrenal como el de Adán, Eva y Satanás, sino con un cuerpo celestial como el cuerpo de su Padre Yahwéh.

 

Pasemos ahora a Génesis 1...
2 “Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la haz del abismo, y el espíritu de Dios se movía sobre la haz de las aguas.”
Leamos también a
Job 33...
4 “El espíritu de Dios me hizo,y el soplo del Omnipotente me dio vida.”
Miqueas 3
...
8 “Yo empero estoy
lleno de fuerza del espíritu de Yahwéh, y de juicio, y de fortaleza, para denunciar a Jacob su rebelión, y a Israel su pecado.”
Y a Mateo 12...

28 “Y si por espíritu de Dios yo echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios.”
En estos versículos de
Job 33:4 y de Mateo 12:28, la Biblia identifica al espíritu de Dios como un espíritu sumamente poderoso, que solo emana del Dios Omnipotente: Dios Padre Yahwéh. Pero en Génesis 1:2 se interpreta de una manera más precisa aún, porque hace referencia a dicho espíritu como un espíritu inmensamente fuerte y activo, que solo lo tiene Dios Padre Yahweh. Este concepto cuenta con el gran apoyo de toda la Biblia, sin embargo no podemos afirmar que el espíritu de Dios Padre, que es el espíritu poderoso del Dios Supremo, ¡un poder incomparable y omnipotente!, sea de igual magnitud e intensidad al del espíritu de su Hijo Yahshua. En cambio, cuando nos referimos a la santidad de ambos que podemos afirmar que es idénticamente igual.
En la Biblia se nos advierte que el Señor Yahshua
fue declarado Hijo de Dios con potencia, según el espíritu de santidad, pero no con IGUAL potencia a la de su Padre Celestial:
 Romanos 1...
4 “El cual fue declarado
Hijo de Dios con potencia, según el espíritu de santidad, por la resurrección de los muertos, de Yahshua Señor nuestro.”
Como conclusión, reiteramos
, que el poder Supremo y Todopoderoso solo le corresponde al espíritu de Dios Padre Yahwéh.
Lo comprobemos con los siguiente textos:
Jueces 14...
6 “Y el espíritu de Yahwéh vino sobre Sansón, quien despedazó al león como quien despedaza un cabrito”.

Hechos 2...
32 “A este Yahshua resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos.”
Hechos 4...
10 “Sea notorio a todos vosotros, y a todo el pueblo de Israel, que en el nombre de Yahshua de Nazaret, al que vosotros crucificasteis y Dios le resucitó de los muertos, por él este hombre está en vuestra presencia sano.”
Romanos 15
...
19 “
Con potencia de milagros y prodigios, en virtud del espíritu de Dios: de manera que desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, he llenado todo del evangelio de Cristo.”
 
Gálatas 1...
1 “PABLO, apóstol, (no de los hombres ni por hombre, más por Yahshua y por Dios el Padre, que lo resucitó de los muertos),”
1 Pedro 1...
21 “Que por él creéis a Dios, el cual le resucitó de los muertos, y le ha dado gloria, para que vuestra fe y esperanza sea en Dios.”
Con todos los textos que acabamos de mencionar queda demostrado que el espíritu de Dios Yahwéh es un
espíritu sumamente poderoso, Supremo, Todopoderoso y Omnipotente, cuya fuerza activa es única e incomparable, que todo lo puede.


Vayamos ahora a
Génesis 1...
26 “Entonces dijo Dios: " Hagamos al hombre a nuestra imagen,  conforme a nuestra semejanza;  y tenga potestad sobre los peces del mar, las aves de los cielos y las bestias, sobre toda la tierra y sobre todo animal que se arrastra sobre la tierra.”
 Si Dios Padre fue quien dijo: “Hagamos al hombre” (Génesis 1:26) es INCUESTIONABLE que Yahwéh estaba hablándole a alguien y no a él mismo. ¿Y a quién se estaba dirigiendo?, pues a su Hijo Yahshua: el Verbo de vida. Por lo consiguiente, tanto Dios Padre como Dios Hijo tienen una misma ESENCIA o NATURALEZA DIVINA, ya que Dios Padre dijo: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza;” (Génesis:1:26). Y si el hombre fue hecho a imagen y semejanza de Yahwéh y de Yahshua, es por demás evidente y contundente que en ellos dos mora una misma ESENCIA DIVINA que es santa, es decir, un mismo espíritu santo.
 
Ahora bien, ningún ser humano de la descendencia de Satanás y Eva, ni tampoco de la genealogía de Adán y Eva puede sostener que su espíritu haya logrado la santidad por sí solo. Solamente existe un solo espíritu que es santo, por sí mismo, sin la necesidad de ningún otro, y éste es únicamente el espíritu de Dios, que es solo uno y no dos. Por lo consiguiente, el espíritu santo de Dios no puede ser una persona o un ser, porque ninguna persona puede habitar dentro de otra. El espíritu santo por ser un espíritu y no una persona es que puede habitar en millones de seres humanos con vida. En cambio, el espíritu del Diablo no puede morar simultáneamente en más de un cuerpo que respira (Lucas 22:3). El Diablo no tiene ese poder, su poder es limitado, pero puede suceder, y de hecho sucede, que muchos espíritus inmundos, ¡distintos!, lleguen a habitar en un solo cuerpo humano con aliento de vida (Marcos 5:9, Lucas 8:30).
Volviendo al espíritu santo de Dios, dicho espíritu reside tanto en
Dios Padre como Dios Hijo como así también en todos los hijos de Dios que ya juntaron su espíritu con el espíritu santo de Cristo. Estos seres humanos que fueron ungidos por el espíritu santo de Dios son los verdaderos y auténticos hijos del Altísimo, porque sus espíritus ya se unieron con el espíritu santo de Cristo (
Romanos 8:16).

En el siguiente pasaje se puede constatar que el espíritu santo que mora en Dios Padre Yahwéh es el mismo espíritu santo que también mora en Dios Hijo Yahshua. Y aunque no leamos en Romanos 8:9 la palabra “santo” ningún hijo de Dios puede negar que el espíritu de Dios ES SANTO (ver Efesios 4:30) y que habita tanto en Yahwéh como en Yahshua:

Romanos 8...
9 “Más vosotros no estáis en la carne, sino en el espíritu, si es que el espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el espíritu de Cristo, el tal no es de él.”

Pasemos a continuación a escudriñar, más en profundidad, lo que es el espíritu santo:

Si el “Espíritu Santo” fuera realmente una persona, debería tener
un nombre personal, como lo tiene Dios Padre cuyo nombre es Yahwéh; y como lo tiene Dios Hijo cuyo nombre es Yahshua, y como lo tenemos también nosotros, tanto Ud. como yo, ¿verdad?. Sin embargo al espíritu santo en ningún versículo de la Biblia se le asigna un nombre personal!, entonces, cómo es que el espíritu santo pueda ser una persona y no tener un nombre propio, personal!. Sencilla y llanamente es porque el espíritu santo no es una persona, ¿y por qué no es una persona? porque el espíritu santo es el espíritu que la persona de Dios posee (Efesios 4:30).

 Leamos con detenimiento, otros importantes pasajes para ver si el “Espíritu Santo” aparece sentado a la izquierda del trono de Dios Padre, ya que a la derecha, es sabido, se encuentra Dios Hijo.

Juan 1...
29 “El siguiente día ve Juan a Yahshua que venía a él, y dice: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.”
Hebreos 12...
2 “Puestos los ojos en al autor y consumador de la fe, en Yahshua; el cual, habiéndole sido propuesto gozo, sufrió la cruz, menospreciando la vergüenza, y sentóse a la diestra del trono de Dios.”
Revelaciones 7...
10 “Y clamaban en alta voz, diciendo: Salvación a nuestro Dios que está sentado sobre el trono, y al Cordero.”

En este versículo de Revelaciones, los miembros de la gran muchedumbre dan gracias a Dios y al Cordero por la salvación. Sin embargo no expresan ¡¡ningún agradecimiento al “Espíritu Santo”!!... y ¿por qué será? ¿será que se olvidaron de darle las gracias, o será que lo ignoraron? o Ώserα porque el espνritu santo no es una persona?.
Si fuera cierto que “tres personas distintas forman un solo Dios verdadero”, entonces deberían ser tres los nombrados en Apocalipsis 7:10, pero como no son tres los que se nombran sino dos, es que el misterioso “dios trino” no está formado por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, sino por otras tres personas totalmente distintas que serán nombradas al final de este capítulo.

Mateo 1...
18
“El nacimiento de Yahshua, el Cristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del espíritu santo.”
20 “Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del espíritu santo es.”

El Evangelio nos manifiesta en estos pasajes que la virgen María fue concebida por el espíritu santo. Y si el espíritu santo fuera una tercera persona divina, entonces el verdadero Padre de Yahshua no sería Dios Yahwéh sino el “Espíritu Santo”. Obviamente, quien aborda a esta conclusión no está en la VERDAD, puesto que Dios Padre Yahwéh nunca enseñó que el Padre de Yahshua fuera el “Espíritu Santo”. El Padre de Yahshua predicó siempre que es él, es decir Yahwéh, el Padre Celestial de Yahshua y no la tercera persona de una deidad.

Pasemos ahora a Lucas 1...
35 “
Respondiendo el ángel, le dijo: El espíritu santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.”
Lucas 24...
49 “
He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.”
Ciertamente con estos dos versículos de Lucas se verifica contundentemente que el espíritu santo es poderoso porque viene desde lo alto, es decir desde el Altísimo. Pero dejemos bien en claro también que el poder del espíritu santo que emana de Dios Padre y que lo recibió Cristo y también nosotros, los verdaderos cristianos bíblicos, no es de igual magnitud e intensidad a todo el poder omnipotente que tiene el espíritu de Dios Padre Yahwéh, Todopoderoso. Repito, el espíritu santo que reciben los hijos de Dios ¡ es poderoso! pero en menor escala o medida si lo comparamos con todo el poder que posee ¡¡el espíritu de Dios Todopoderoso!!.


Pasemos a continuación a:
 
Gálatas 4...
6 “Y por cuanto sois hijos, Dios envió a nuestros corazones el espíritu de su Hijo, que clama: "Abba, Padre."”

Juan 14...
23 “Respondió Yahshua y le dijo: - Si alguno me ama, mi palabra guardará. Y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos nuestra morada con él.”

 Si alguien dice que no tiene el espíritu santo de Dios y del Cristo que lo haga clamar "Abba, Padre", quiere decir entonces que ese ser humano no es del Cristo, por lo tanto si no es un cristiano ¡es un hijo del Diablo! al decir que no tiene el espíritu santo.
Quienes poseen el espíritu santo no tienen a una tercera persona divina, sino que tienen al PADRE Yahwéh y al HIJO Yahshua, los cuales hacen morada en sus hijos por medio de su santo espíritu (
Juan 14:23).
Por lo tanto, todo aquel que recibe el espíritu santo de Dios es un hijo del Altísimo por medio del espíritu santo de Cristo (
Gálatas 4:6).

Hechos 28...
25 “Como ellos no estaban de acuerdo entre sí, se iban cuando Pablo les dijo una última palabra: - Bien habló el espíritu santo por medio del profeta Isaías a vuestros padres, diciendo:”

26 “- Ve a este pueblo y diles: "De oído oiréis y jamás entenderéis; y viendo veréis y nunca percibiréis."”

27 “Porque el corazón de este pueblo se ha vuelto insensible y con los oídos oyeron torpemente. Han cerrado sus ojos de manera que no vean con los ojos, ni oigan con los oídos, ni entiendan con el corazón, ni se conviertan. Y yo los sanaré.”

Isaías 6...
9 “Y dijo: - Ve y di a este pueblo: "Oíd bien, pero no entendáis; y mirad bien, pero no comprendáis."”

En Isaías 6:9 se observa que Yahwéh fue quien habló al profeta Isaías. Sin embargo, en Hechos 28:25 Pablo dijo que fue el espíritu santo el que habló por medio de Isaías. Y como Pablo comprendía perfectamente que la esencia de Yahwéh está en su espíritu es que dicho apóstol personificó al espíritu santo de Dios como si fuera una persona. Porque repito, la esencia de toda persona se encuentra en su espíritu. Por lo tanto fue Yahwéh quien hablaba a Isaías, pero Yahwéh lo hacía por medio de su espíritu santo que ya se había unido al espíritu de Isaías.

Hebreos 1...
1
“Dios, habiendo hablado en otro tiempo muchas veces y de muchas maneras a los padres por los profetas,”.
Una de esas maneras es por medio del espíritu santo
que ya se había unido a cada uno de los espíritus de los profetas hebreos.
2 “En estos últimos días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por medio de quien, asimismo, hizo el universo.”
.
Otra de esas maneras fue por medio de su Hijo, Yahshua.

Vamos ahora con Mateo 3...
11 “Yo los bautizo a ustedes con agua para que se arrepientan. Pero el que viene después de mí es más poderoso que yo, y ni siquiera merezco llevarle las sandalias. Él los bautizará con el espíritu santo y con fuego.”
En este versículo, la Biblia se refiere al espíritu santo de modo impersonal, pues se lo compara con agua y fuego (Mateo 3:11), por lo tanto, aquí, en este pasaje de Mateo, el espíritu santo no puede ser alguien sino algo.
16 “Y vio al espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él”.
Aquí, tampoco podemos insinuar que el espíritu santo sea una persona porque cuando Cristo se bautizó, el espíritu santo descendió en forma de paloma (Mateo 3:16), y no como persona.


Veamos también
Efesios 5...
18 “No se emborrachen con vino, que lleva al desenfreno. Al contrario, sean llenos del espíritu.”
Aquí también se entiende perfectamente que el espíritu santo no es una persona, puesto que se insta a los seres humanos a que sean llenos con el espíritu santo y no con vino. Nuevamente, se lo
distingue al espíritu santo como algo y no como alguien.

Hechos 7...
55 “Pero Esteban, lleno del espíritu santo, fijó la mirada en el cielo y vio la gloria de Dios, y a Yahshua de pie a la derecha de Dios.”
56 “
- ¡Veo el cielo abierto --exclamó--, y al Hijo del hombre de pie a la derecha de Dios!”
57 “Entonces ellos, gritando a voz en cuello, se taparon los oídos y todos a una se abalanzaron sobre él,”
58 “
lo sacaron a empellones fuera de la ciudad y comenzaron a apedrearlo. Los acusadores le encargaron sus mantos a un joven llamado Saulo.”

Cuando Esteban tuvo una visión de la Gloria del Altísimo, y con Yahshua de pie a la derecha de Dios (Hechos 7:55, 56), fue cuando dicho discípulo fue apedreado (Hechos 7:57-58). Observe Ud., mi respetable lector, que en estos pasajes no se lo menciona al espíritu santo, (Hechos 7:56), ¿verdad que no se lo menciona?. Entonces ¿cómo puede explicarse que la tercera persona de la santísima trinidad no haya estado presente en esta visión que tuvo Esteban? Si este discípulo no vio al espíritu santo es sencillamente porque el espíritu santo no es una persona real como lo son Dios Padre Yahwéh y Dios Hijo Yahshua.

Continuemos ahora con Hechos 5...
3 “Pedro le reprendió: Ananías, ¿por qué has permitido que Satanás llene tu corazón para mentirle al espíritu santo diciendo que este dinero es el resultado total de la venta? ¿Acaso no era tuya la propiedad?”
4 “Podías haber hecho con ella como mejor te hubiera parecido: venderla o quedarte con ella. ¿Por qué has actuado así? ‘No nos has mentido a nosotros, sino a Dios!”

En Hechos 5:3 leemos que Pedro dijo a Ananías que había mentido al espíritu santo, y seguidamente, en Hechos 5:4, Pedro también dijo que había mentido a DIOS (Yahwéh). ¿Implica esto que el espíritu santo sea Dios Padre Yahwéh?, ¡por supuesto que no!.
Como el espíritu santo es la esencia intrínseca de la persona de Yahwéh, es que resulta que quien miente al espíritu santo, está, implícitamente, mintiendo al propio Dios Padre. Tengamos en cuenta que Pedro no dijo que Ananías había mentido a la "tercera persona de la santísima trinidad" sino que dijo que había mentido al propio DIOS PADRE, ¿y por qué? porque el espíritu santo es el propio espíritu del Dios Padre
(Efesios 4:30) que mora dentro de él. Yahshua simplemente personificó al espíritu santo, atribuyéndole la misión de consolar a sus discípulos, y esa misma tarea es la que llevo a cabo Yahshua con sus discípulos!.

Pasemos ahora a analizar el significado de la palabra don
 según la R.A.E.:

don.
(Del lat. donum).

1. m. Dádiva, presente o regalo.
2. m. Bien natural o sobrenatural que tiene el cristiano, respecto a Dios, de quien lo recibe.
3. m. Gracia especial o habilidad para hacer algo. U. t. en sent. irón.

Real Academia Española
© Todos los derechos reservados

Ahora sí consultamos las Sagradas Escrituras:

Efesios 4
...

8 “Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, Y dio dones a los hombres.”
1 Corintios 12
...
5 “Y hay
repartimiento de ministerios; más el mismo Señor es.”
11 “Y él mismo dio unos, ciertamente
apóstoles; y otros, profetas; y otros, evangelistas; y otros, pastores y doctores;”
12 “
Para
perfección de los santos, para la obra del ministerio, para edificación del cuerpo de Cristo;”
Hechos 2...
38 “
Y Pedro les dice: Arrepentios, y bautícese cada uno de vosotros
en el nombre de Yahshua para perdón de los pecados; y recibiréis el don del espíritu santo.”
1 Corintios 12
...
4 “Empero
hay repartimiento de dones; más el mismo espíritu es.”
1 Corintios 7
...
7 “Quisiera más bien que todos los hombres fuesen como yo: empero
cada uno tiene su propio don de Dios; uno a la verdad así, y otro así.”
1 Corintios 12...
1 “Y acerca de los
dones espirituales, no quiero, hermanos, que ignoréis.”
3 “Por tanto os hago saber, que nadie que hable por
espíritu de Dios, llama anatema a Yahshua; y nadie puede llamar a Yahshua Señor, sino por espíritu santo.”
9 “
A otro,
fe por el mismo espíritu, y a otro, dones de sanidades por el mismo espíritu;”
Ciertamente, por medio del bautismo EN NOMBRE DE YAHSHUA y no en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, es como el ser humano recibe el don del espíritu santo. Lo veamos:
“Pedro les dijo: - Arrepentios y sea bautizado cada uno de vosotros en el nombre de Yahshua para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del espíritu santo.” (Hechos 2:38)
“Estando aún hablando Pedro estas palabras, el espíritu santo cayó sobre todos los que oían el sermón.” (Hechos 10:44)
 “
Y los creyentes de la circuncisión que habían venido con Pedro quedaron asombrados, porque el don del espíritu santo fue derramado también sobre los gentiles;” (Hechos 10:45)

Ahora cabe reflexionar sobre lo siguiente:
1 Corintios 2...
10 “Empero Dios nos lo reveló a nosotros por el espíritu: porque el espíritu todo lo escudriña, aún lo profundo de Dios.”
11 “Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el espíritu de Dios.”
12 “
Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el espíritu que viene de Dios, para conocer las gracias que Dios nos ha otorgado,”
 Por lo tanto, dejemos bien en claro, que:
Uno es el espíritu del mundo que es el de aquella bestia de nombre Satanás que fornicó con Eva (ver Génesis 3:6,7 junto a 1 Corintios 2:12), otro es el espíritu de Dios (1 Corintios 2:11) y otro es el espíritu que posee cada ser humano que todo lo escudriña (1 Corintios 2:10).

Pasemos ahora a examinar, lo que es la “santísima” trinidad:

Consultemos Revelaciones 12...
17 “
Entonces el dragón fue airado contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra los otros de la simiente de ella, los cuales guardan los mandamientos de Dios, y tienen el testimonio de Cristo.”
En este pasaje, cuando dice
la simiente de ella (ver Génesis 3:15) se refiere, en gran porcentaje, a la descendencia de Adán y Eva que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio del Mesías, vale decir, los verdaderos cristianos (los hijos de Dios).

Sigamos con
Revelaciones 13...
4 “Y adoraron al dragón que había dado la potestad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién es semejante a la bestia, y quién podrá lidiar con ella?”
Este
dragón, simbólicamente, representa al DIABLO, y aquí se lo puede describir como un animal con pies y alas, que pone huevos (ovíparo), de singular voracidad y fiereza, una especie de reptil terrestre, figura de la antigua “serpiente” (ver Génesis 3:4). De modo que dicho “dragón”, ya no serα el mismo animal gigante y de gran fuerza fνsica como aquel que viviσ en los tiempos de Adαn y Eva, sino que ahora se manifestarα a travιs de un ser humano (ver Revelaciones 16:13), llevando el mismo espíritu malo (ver Mateo 8:28) que tenía la antigua bestia cuando fornicó con Eva (ver Génesis 3:13). Este ser humano, el dragón, es el que dará potestad a la bestia 666 (hijo del Diablo), y será tal el poder que muchos se preguntarán: ¿quién podrá lidiar con la bestia? (Revelaciones 13:4).

Continuemos con
Revelaciones (Apocalipsis) 16...
13 “Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas:”
Por lo tanto, de aquí que se obtiene,
el misterio de la MALÍSIMA trinidad: el dragón, la bestia, y el falso profeta; son tres personas distintas y un solo MAL verdadero...
‘‘‘El dios trino no era falso, pues aquν se ha revelado!!!

Y para terminar,
Revelaciones (Apocalipsis) 20...
10 “Y el Diablo que los engañaba, fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde está la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche para siempre jamás.”

Amén.


Tesis

No hay ni una sola evidencia bíblica donde podamos constatar que los apóstoles o discípulos hayan orado al “Espíritu Santo” o que hayan orado a Dios Padre Yahwéh por medio de dicho espíritu, mientras que nos consta que los cristianos oraron al Padre Celestial utilizando como único intercesor a su Hijo Yahshua. (1 Timoteo 2:4)
Ahora bien, l
as Santas Escrituras nos muestran que el espíritu santo enseña (Juan 14:26), da testimonio (Juan 15:26), guía a la verdad (Juan 16:13), hace prohibiciones (Hechos 16:6), envía (Hechos 13:4) y que habla a personas (Hechos 8:29). Pero todas estas expresiones son tan solo formas figuradas que Dios utiliza para llevar a cabo el cumplimiento de sus propósitos, es decir, su voluntad. Y lo hace a través del espíritu del ser humano con vida, que ya fue santificado por el espíritu santo.
Ningún
espíritu “habla” directamente por emisión propia, por sí solo y con voz literal, si no está habitando en algún cuerpo humano que respira. Tampoco el espíritu santo “habla” literalmente por sí solo, como si fuera un emisor (un ser) independiente. El espíritu santo “habla” porque primero se unió a un espíritu que mora dentro del cuerpo de una persona viviente que obedece el mandato divino.
Ratifico, todos los espíritus necesitan de un cuerpo humano, con aliento de vida, para poder “hablar”. Y cuando las Sagradas Escrituras nos enseρa que el espνritu santo “hablσ” fue por medio de los espíritus de cada uno de los seres humanos con vida que ya se unieron al espíritu santo de Dios.
No existe ni un solo versículo en toda la Biblia donde leamos que los apóstoles hayan ESCUCHADO la voz del espíritu santo. Y ¿por qué? porque el que tiene voz no es el espíritu santo, sino el cuerpo de una persona viviente donde mora el espíritu santo.
Tampoco disponemos de registros bíblicos en los cuales tomemos conocimiento que el espíritu santo le “habló” a Dios Padre Yahwéh o al Señor Yahshua. Y ¿por qué? porque el espíritu santo no es una persona, es un espíritu.


Conclusión


Resumiendo este trabajo llegamos a:

- Que el Señor Yahshua
jamás nos dio a conocer a un Dios “trino”, sino a un Dios supremo que es el Padre:
 “
Nadie ha visto jamás a Dios; pero su Hijo único, que está siempre con el Padre, nos lo ha dado a conocer.” (Juan 1:18)
“
Vuestra oración debe ser así: "Padre nuestro que estás en los cielos...” (Mateo 6:9-15).


- Que existen muchos textos bíblicos en los que se nombra solo al Padre y al Hijo, omitiéndolo al espíritu santo. Y ¿por qué? porque
el espíritu santo no es una persona divina, ni un ser igual a Dios.

- Que no existe
ningún texto bíblico donde se designe que Dios Padre, Dios Hijo y el espíritu santo sean tres personas Divinas, ni que constituyan un solo Dios verdadero, ni tampoco que cada uno de los tres tengan “idéntica omnipotencia” y/o que los tres sean “igualmente increados”.

- Que los hijos del Diablo siempre van a objetar diciendo que en 2 Corintios 13:14 se los nombra juntos al Padre, al Hijo y al espíritu santo. Pero de ninguna manera dicho pasaje expresa que el espíritu santo sea Dios o que el espíritu santo sea la tercera persona de una "Deidad Trina y Una". También e
n 1 Timoteo 5:21 se menciona juntos a Dios, a Cristo y a los ángeles; y no por ello quiere decir que los ángeles de Dios formen una deidad con Yahwéh y con Yahshua.



Gracia y Paz.
Miguel Marcelo Cuadras.

“Cuando él comenzare a tocar la trompeta,
 el misterio de Dios será consumado” (Revelaciones 10:7).